Venezuelans want to work on Friday, have sex on Saturday, and brush their teeth in between

Venezuelans want to work on Friday, have sex on Saturday, and brush their teeth in between

Venezuelans want to brush their teeth three times a day.

They want to have safe sex. They want to have babies.

They want to sing in the shower. And even blow out their hair.

And they want to work on Fridays.

In short, they want to live in a normal country where the president isn’t counting how long people are in the shower, how often they’re attending to dental hygiene, or how many hours they’re trying to work in a week.

Tras la pista del voto hispano en Iowa

      Tras la pista del voto hispano en Iowa

         Con el comienzo de las primarias electorales, Estados Unidos y en especial la prensa norteamericana tienen el ojo puesto en Iowa, ese estado agrícola en el medio oeste del país. Allí se realiza la primera contienda entre los precandidatos republicanos y demócratas para la nominación de sus partidos. Iowa es el escenario del pitazo inicial; el punto de partida a la Casa Blanca. Naturalmente, mi #vidadeperiodista me llevó hasta allá. 

La música llega más alta que los muros

    La música llega más alta que los muros

Esta semana logré entrar al centro de detención de inmigrantes de Eloy, Arizona, el segundo más grande del país, con una población de 1500 indocumentados. Un sitio donde usualmente no se permite el acceso a periodistas y al que como corresponsal de Univision tenía tiempo intentando visitar. Entré con dos grandes artistas: la estrella de música latina, Juanes, y el cantante de R&B John Legend. Al entrar nos quitaron todos los equipos. Aquí les relato lo que las cámaras no pudieron grabar.

Hasta nunca 2015...

Hasta nunca 2015...

Voy a empezar esta columna con mucha honestidad: tengo ganas de pasar la página del 2015. Cierro los ojos, y antes de ordenar las ideas, me asaltan escenas de crueldad, dolor, miseria y muerte. Las acompañan sonidos de balas, gritos de protesta, llantos desgarradores, voces potentes que incitan al racismo, la intolerancia, y una deshumanización sistemática. Y es que, el 2015 sacó –en muchos aspectos- lo peor de nosotros.